domingo, 8 de febrero de 2009

Jugar a los treinta

Ay ay ay...

Me duele todo, me duelen músculos que ni recordaba que tenía, los muy cabrones se podrían haber quedado escondidos en la taberna donde llevan los últimos 5 años.

Y es que el viernes fui a un "partido" de fútbol, (lo digo entre comillas por que si Maradona levantara la cabeza se moriría de vergüenza de ver lo que hicimos), me apunté pensando que seria una pachanguita divertida entre los compañeros, reírnos un rato y poco mas... y efectivamente, me reí un rato, justo los 20 minutos de la primera parte que no jugué, (mala suerte que llegué tarde).

En mi defensa diré que no había comido nada en todo el día, no calenté, y hace años que no corría en serio. Si, vale, estoy en una pésima forma fisica, pero eso tiene arreglo.


La cuestión es que ahora entiendo los partidos de Oliver y Benji, puedo jurar que mi campo también se curvaba en el horizonte! por dios! no se acababa nunca, cuando metros tenía? cinco mil?

Y me habían dicho que el partido duraba 40 minutos, Mentira cochina! la primera parte duró poco más de cinco minutos, vale... pero la segunda, estoy seguro de que vi ponerse el sol al menos tres veces durante el partido, me dio tiempo a correr, cansarme, cansarme mas y casi echar los higadillos en par de veces, me gustaría decir que es por que corrí mucho, pero mucho me temo que va a ser que no. Corrí poco y lento, y a ver que no es que antes fuera Ben Johnson, pero mas o menos corría mas que una tortuga reumática. El viernes vi dos caracoles adelantandome por la derecha mientras que por la izquierda en el tiempo que tarde en subir el campo el alcalde de Torremolinos metió canalización de Gas natural por medio pueblo.

Y es que me sentía como Oliver, en mitad de un campo enorme, con un reloj que no corria y un balón inalcanzable.

Hay... dios, pero no me extraña que mis pobres músculos me castiguen por el sobreesfuerzo (o el esfuerzo a secas) no los desempolvaba desde que Cristo perdió las alpargatas, y voy yo y hala! de golpe y porrazo los saco e intento usarlos, como si fueran un BMW perfectamente mantenido y engrasado que sacas del garaje y no el viejo Seiscientos que has tenido en la calle durante decadas, y donde debió de zumbar el rugido del motor BRUMMM BRUMMM solo se oyó CCHRRIICCKKK (si, lo se las onomatopeyas no son lo mío).

Pero bueno fue divertido, sobre todo para el público, y me ha servido de lección, tengo un año para prepararme para el siguiente y ya estoy escuchando en mi cabeza la banda sonora de Rocky, tutu tumm tutmtum tuum.... (vale, tararear tampoco es lo mio) y pensando en el entrenamiento, y esta vez no incluirá cervezas ni patatas fritas, bueno, unas pocas tal vez.



Rocky IV - Eye Of the Tiger - The funniest movie is here. Find it

1 Anda c*ñ*!:

Los viajes que no hice dijo...

Si es que estamos viejos... pero nada que no se solucione con un poco más de ejercicio...

Se ha producido un error en este gadget.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...