sábado, 14 de marzo de 2009

La odisea de vender, Un - i - casa

Tengo que decir que dentro de lo que cabe he tenido suerte, la mil veces mentada crisis solo me ha dado de refilón, ya que afortunadamente pude vender el apartamento que poseía a finales del pasado año, naturalmente lo vendí por menos de lo que pedía, pero hay que ser razonables y lógicos y no dejar que la avaricia te confunda.

Hasta que lo vendí fue una odisea, historias para contar y aburrir, llamadas extrañas, compradores extravagantes, vendedores inmobiliarios ineptos, en fin , de todo, sin embargo la más curiosa (por llamarlo de alguna forma) fue la de Unicasa.

Yo había firmado (mal echo por mi parte) un contrato en exclusiva con ellos, una autentica cagada, ya que todo lo que prometieron fue mentira, afortunadamente el contrato lo rompieron de forma unilateral al quebrar su oficina local (Torroles).

Pocos meses depués de que ellos rompieran el contrato recibo una llamada telefónica de Unicasa y me cuentan lo siguiente:

Hay una pareja que estaba a punto de firmar un apartamento en mi mismo bloque, ya habían dado señal y todo, y el mismo día de la firma el vendedor se arrepiente y ya no lo vende. Así que ahora están buscando un apartamento de las mismas características para sus clientes, puesto que la operación ya estaba echa, la hipoteca concedida y tal y cual, el único requisito es que los compradores vean mi apartamento, y si les gusta firmamos a la semana siguiente, existe una pega, claro, y es que tendría que bajar 10.000 euros el precio para igualar el precio anterior.

Bueno, a mí toda esta historia me sonaba rara, pero pensé que tampoco perdía nada por probar, yo quería vender y aunque tuviera que bajar los 10 mil aún así me interesaba más que pagarle al banco los intereses (otro día hablaré de eso), así que quedamos que me enviaría la propuesta de venta por fax y yo la firmaría, una vez firmada irían a enseñar la casa a los clientes y si les gustaba hacíamos la operación.

Cual no es mi sorpresa cuando veo que la supuesta propuesta de venta es en realidad... un contrato de exclusiva! Durante un mes prorrogable no podría vender la casa por mi cuenta... pero... para que necesitaban un mes si la operación estaba ya echa?

Otra cosa extraordinaria sobre la propuesta es que establecían su comisión mínima en 6000 euros, si, 1 millón de pelas por tres días de trabajo.

Bien, visto lo visto y recordando mis anteriores experiencias con estos señores evidentemente no firmé el contrato y llamé a la chica esta para pedirle algunas explicaciones.

Yo. Por que necesitáis un contrato de exclusiva de un mes?

Ella. Para que no nos "saltéis" si les gusta.

Yo. No hace falta, con una autorización de venta firmada por mí y por tu cliente ya no os podemos "saltar" y si lo hacemos os tendríamos que pagar igual.

Ella. Es que son normas de la empresa.

Yo. Antes no era así.

Ella. Son normas nuevas.

Yo. Vuestra comisión es muy alta, si yo tengo que bajar 10.000 euros, por que vosotros no bajáis nada?

Ella. Es una comisión mínima que no podemos bajar

Yo. Así que negocias con mi beneficio y no con el vuestro.

Ella. Son normas de la empresa.

En fin, la conversación siguió y siguió, la vendedora intentando convencerme y yo cada vez más mosqueado rebatiéndole todo lo que me decía.

No la llamé embustera y ladrona por pura educación, pero si dejé muy claro lo que pensaba de las normas de su empresa y del bulo que me había contado, por que haber.

1º Nadie se arrepiente de vender el día de la firma, eso significa para el vendedor devolver el doble de la señal recibida, y que el intermediario considere que el ha echo su trabajo y le tenga que pagar sus honorarios. Como estamos hablando de un bloque de pisos modesto, dudo mucho que ninguno de mis vecinos tuviera tal derroche de dinero, y menos cuando a estábamos inmersos en la crisis inmobiliaria.

2º Si la operación es tan segura, no hace falta ningún tipo de contrato, yo le ofrecí no estar presente cuando enseñaran el piso, firmarle un documento comprometiendome a no vender a sus clientes (con nombre y apellidos) etc, sin embargo toda su insistencia era el contrato de exclusiva.

3º Si la operación es tan segura, como están dispuestos a perderla por no bajar un par de miles de euros a su a todas luces excesiva comisión.


En fin, huelga decir que no le firmé nada, y todas las veces posteriores que me llamaron les decía lo mismo. No firmo contratos de exclusiva.


Cada cual que piense lo que quiera, pero me parece una vergüenza que se intenten aprovechar así de los más necesitados, abusando de la confianza del personal para hacerles firmar contratos abusivos y engañosos en un intento desesperado de mantener su nivel de ingresos, y a pesar de ello, o tal vez debido a ello, han cerrado y siguen cerrando docenas de oficinas en toda España.


Sea como sea, cuidado!

0 Anda c*ñ*!:

Se ha producido un error en este gadget.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...