sábado, 29 de septiembre de 2007

Otoño



Esta estación siempre me ha parecio muy romántica y melancólica. Cuando pienso en el Otoño, vienen a mis recuerdos siempre el mes de Octubre y Noviembre allá en el pueblo, cuando iba a caminar con mi amiga Belén, mientras veía como poco a poco las hojas se iban tiñendo de tonos rojizos y marrones y como se van secando. Digo, mes de Octubre y Noviembre, porque después cuando se acercaba la navidad, ya empezabamos a fallar, un día una tenía que hacer algo otro día la otra. Mientras caminaba con ella, con las excusa de mantenernos en forma y digo excusa, -porque nos ibamos a caminar una hora pero nos comprabamos una bolsa de golosinas y nos la ibamos comiendo, jajaja que ya me direis que forma de mantener la linea es esa- recuerdo la avenida principal toda llena de álamos, con sus hojas cayendo.

Caminabamos todos los días pisando esas hojas secas, con ese sonido tan particular, cras, cras... Es curioso, pero aveces echas de menos sensaciones, de lo más simples. Como el olor a hierba mojada después de una buena lluvía. La sensación de caminar por la orilla de playa sintiendo el agua mojarte los pies y la arena darte un suave masaje... o el sonido del reloj de la iglesia, que escucha desde mi habitación, en las noches en vela.

La caída de la hoja te invita también a soñar, a pensar y te empiezan a apetecer cosas más tranquilas que en verano, como pasear, escribir...

Hoy ha llovido y aunque aun vamos con ropa de verano, esa lluvia nos recuerda que ya esta el Otoño aquí y que hay que empezar a guardar la ropa más fresquita. Se empieza a notar el cambio de estación.

El ánimo sufre también esos cambios. Pero es una estación que te invita a soñar, o por lo menos a mí...

Nanaif

0 Anda c*ñ*!:

Se ha producido un error en este gadget.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...