martes, 10 de agosto de 2010

NO SIN MI HIJO




Navegando navegando, no estoy muy seguro de cómo acabé desembocando en un foro llamado “Crianza Natural” (no se por qué esperaba encontrarme con la mejor forma de criar un pastor alemán. o tal vez belga) un punto de encuentro de “mamis” tan orgullosas de serlo que toda su vida parece girar en torno a los peques, luces de su corazón, alegría de su entretetas. Alguna de las firmas (que no reproduciré por respeto al personal) daban autenticas ganas de vomitar por lo empalagosas, pero en fin… La cuestión es que estuve ojeando un rato, cotilleando y leyendo buena parte de los mensajes. Algunos hilos resultaban bastante interesantes, sobre todo para alguien como yo, totalmente ajeno al mundo de la paternidad (gracias a los dioses).

Entre todos estos hilos uno llamó poderosamente mi atención. “ Se ruega no llevar niños” una madre indignada (algo que daría miedo al mismísimo Freddy Krueguer) contaba cómo había recibido una invitación a una boda, donde, Oh escándalo! Pedían los novios que por favor no llevasen a los niños.

Acto seguido a este mensaje se sucedieron una autentica avalancha de criticas donde un ejercito de “mamis” aseguraba que ellas sin sus niños no iban a ninguna parte, que que poca vergüenza poner eso en una invitación, que una boda es un sitio ideal para los niños y que si no quieren niños no los inviten directamente, o si no se pueden permitir el pagarles los cubiertos extras, pues que hagan una boda mas barata… que ellos son un “pack” todo o nada. NO SIN MI HIJO.

Bueno, tócate los guevos…

Voy a decir algo tremendamente anti políticamente correcto, voy a entonar el mea culpa y flagelarme con un calcetín sudado. NO ME GUSTAN LOS NIÑOS, bueno, para ser más exactos, me gustan los niños… un ratito, y siempre y cuando los padres los tengan bien educados y no den por culo. Por que admitamoslo, los niños dan un por culo tremendo, en particular en las bodas. He estado en unas pocas, e incluso en algunas de ellas me ha tocado compartir mesa con papis y bebes con cochecito y todo… y venga hombre, no me jodas que no molestan. Que si lloran, que si no puedes fumar, que si están todos tan ocupados haciéndole monerías al renacuajo que tienes que entablar conversación con el florero… en fin.

Pero que no se me malinterprete, no es que crea que los niños deban de ser apestados perseguidos e internados en campos de alta seguridad (bueno, al menos no todos) es sencillamente que hay lugares y momentos para niños y otros que no lo son. Y hay bodas y bodas, y quien debe de decidir si su boda es lugar para críos SON LOS NOVIOS, que al fin y al cabo son los que montan el sarao, dos adultos que hacen una fiesta y deciden que tipo de fiesta es, y por supuesto deciden si quieren que los niños molesten a sus invitados. Por que digan lo que digan las mamis del “pack” los niños molestan, a mi me molestan. Tanto que en mis pasadas vacaciones en Mallorca elegí un hotel donde no admitían niños. Si, me costó mas caro que otro de similares características pero con niños, pero hay mi alma! Que dinero tan bien empleado!
Nada de lloros, ni gritos, ni cochecitos estorbando en el comedor, nada de críos saltando sobre ti en la piscina ni gritando por la noche.

Aunque para ser aún más sincero, los niños no son algo que me molesten por si mismos, en realidad me llevo bastante bien con ellos, principalmente (creo) por que no los trato cómo a retrasados mentales, si no como a seres humanos, enanos, si, pero seres humanos al fin y al cabo, les suelo hablar cómo hablaría a un adulto (mas o menos) y me encanta jugar con ellos (tal vez por que así siempre gano). No, los que realmente me molestan son las “mamis” y los “papis” que llevan el fruto de su vientre Jesús (a no, que eso es otra cosa) el fruto de su vientre, cómo decía, por montera. Como si el hecho de tener un vástago les concediera un estatus superior al del resto de la humanidad. Con su hijo pueden colarse, molestar, gritar y mirarte de arriba abajo con desprecio, cuando les indicas amablemente que lo están haciendo (molestar). Por que naturalmente no les cabe en la cabeza que a ti no te guste su hijo, o mejor dicho, que no te guste que su hijo esté saltando sobre ti en la playa, salpicándote en la piscina o pegándote golpes en el asiento de atrás del restaurante. Cuando tu lo único que quieres hacer es descansar un rato, tener una charla, fumarte un cigarro o beberte una botella de vino en buena compañía contando chistes guarros.

Pero ya el colmo es que encima pretendan meterte a sus hijos hasta en tu propia boda, negándote el derecho de decidir que tipo de celebración prefieres, cómo, donde, a que hora… o si quieres que una tía en bolas salga de la tarta de novios (nota para mi mismo; anotar eso).



En definitiva, no tengo hijos por que no quiero, así que no veo la razón de tener que aguantar a los hijos de otros, por mas que sus particulares universos giren en torno a sus adorables retoños, el mío gira en torno a Nanaif y a mi mismo, su seguro servidor. Egoista? Antinatural? No, lo siento, no uso de eso.

Si a las bodas sin niños
Si a los restaurantes sin niños
Si a los supermercados sin niños


*Gracias a blog de humor por la foto

Lo cual me recuerda un capitulo buenísimo de Los Simpsons donde sale adelante un moción popular para vetar a los niños.

5 Anda c*ñ*!:

Libussa dijo...

... sin palabras me hallo.
Que me vas a emocionar, joío.

Y rizo el rizo: si ya es políticamente incorrecto que tú, varón, admitas que no aguantas a esos 'casi humanos' (grandes Les Luthiers), ni que decir tiene si eres mujer, y por lo tanto viene a decir que debemos tener en los genes aguantar a los cachorros malcriados de los demás simplemente porque está en nuestra naturaleza.

Amén por cada palabrita que has escrito. Y enfatizo lo de los papis, que son, al fin y al cabo, los que merecen la segunda hostia. Si hay examen de coche o para adquirir un perro considerado "de raza peligrosa", debería haberlo para tener hijos. Y la de disgustos que nos ahorrábamos.

Anónimo dijo...

HNay! querida amiga, te acompaño en el sufrimiento, sin duda ser mujer y no tener (ni gustarte) los niños debe de ser algo tan incomprensible para algunas personas de tu entorno como si te dejaras crecer un tercer brazo.
Estar obligada a hacerle carantoñas a los niños aunque lo que realmente te apetece es irte de cañas.
Bueno, esa es otra ventaja de ser hombre, al fin y al cabo las mujeres ya teneis muchas.
Respecto a lo del carnet... pues e suna teoría que he postulado durante años. Rsulta que nuestro amadisimo gobierno se dedica a regular hasta el papel higienico que usamos, pero cualquiera puede traer y criar un hijo al mundo.

Una vez más la Disney va por delante nuestra, y ya en Dinasours probaban tan genial teoría.

Anónimo dijo...

Por cierrto, el anonimo de las faltas de ortografía (son las 7 am y aun ando por la primera taza de café) soy yo. Gouel.

Libussa dijo...

Joer qué susto, ya iba a indignarme yo con quien osaba llamarme 'querida' con tanta libertad.

La ventaja es que los críos, de imbéciles, en su mayoría, tienen más bien poco y suelen percibir que no soy el hada buena que da caramelos, así que procuran no acercarse y darme por saco, y eso me ahorra muchas situaciones hipócritas.

Los viajes que no hice dijo...

"Voy a decir algo tremendamente anti políticamente correcto, voy a entonar el mea culpa y flagelarme con un calcetín sudado. NO ME GUSTAN LOS NIÑOS, bueno, para ser más exactos, me gustan los niños… un ratito, y siempre y cuando los padres los tengan bien educados y no den por culo. Por que admitamoslo, los niños dan un por culo tremendo, en particular en las bodas".

Doy fe.

Se ha producido un error en este gadget.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...